Los thrips del guisante de olor

Los Thrips del Guisante (Kakothrips robustus) son pequeños y delgados insectos picadores-chupadores que se alimentan de las células de los tejidos del Guisante (Pisum sativum) y de otros parientes cercanos, como el Guisante de Olor (Lathyrus odoratus).

Hojas con Thrips

Como se puede apreciar en la foto superior (aunque la imagen no sea nítida) las hojas se muestran muy dañadas con gran número de zonas blanquecinas debido a la desecación de los tejidos una vez los Thrips se han alimentado de sus células. Además se pueden ver pequeños puntos oscuros que no son más que las secreciones que producen estos insectos que son pequeñas bolitas líquidas y que cuando pasan unas horas tras haberlas secretado se van oxidando y adquieren un color oscuro.

A la lupa binocular se observan pequeños insectos que no llegan al milímetro de longitud con forma bastante estrecha. En el caso de la imagen adjunta se observan en fase de larvas ya que en el ataque que estudiamos no encontramos fases adultas (imagos).

Larvas de Kakothrips robustus

Es una plaga importante y muy dañina, por lo que conviene detectarla a tiempo. Además de los propios daños son insectos que transmiten otras enfermedades peligrosas como virosis, las cuales tienen muchos más problemas de control.

El tratamiento es con insecticidas, lógicamente, ya que tenemos apenas 2 docenas de plantas jóvenes que proteger. Nosotros hemos usado neonicotinoides (Imidacloprid), que son sustancias derivadas de la nicotina. La nicotina y sus derivados afectan al sistema nervioso de los animales, como bien saben los fumadores. Es una sustancia que penetra y se mueve por dentro del vegetal (es sistémica) y actúa sobre todo cuando los insectos picadores-chupadores la ingieren junto a los líquidos vegetales de los que se alimentan, inhibiendo el buen funcionamiento del sistema nervioso. Para el caso del thrips se necesitan dosis elevadas (0,75 cc/l) ya que son más resistentes, por ejemplo, que los pulgones y repetir el tratamiento unos días después. Posteriormente necesita seguimiento continuo por si volviera a aparecer la plaga. Con Imidacloprid el tratamiento es conveniente hacerlo cuando la planta no tiene floración, para evitar afectar a los insectos polinizadores ya que pueden aparecer ligeras concentraciones en el néctar y en el polen durante los días siguientes a la aplicación.

Zooimages

Como consejo para todo tipo de tratamientos, es imprescindible leer las etiquetas de los productos y seguir sus instrucciones. Evitaremos muchos problemas y aumentaremos la eficacia de los tratamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *