Síntomas de la carencia de hierro

Como todos sabemos, las plantas necesitan sustancias minerales para vivir. Las más conocidas (y las que requieren en mayores cantidades) son el Nitrógeno, el Fósforo y el Potasio. Otro mineral que necesitan es el Hierro.

Hojas de Membrillero con carencia de hierro

La carencia de Hierro se reconoce muy bien, ya que es el único elemento que se fija en las hojas y luego no se mueve más, con lo que, en caso de que aparezca una carencia, afecta a las puntas de crecimiento y menos a las hojas viejas. Además, la sequedad del suelo y las altas temperaturas siempre favorecen su aparición. Normalmente las hojas brotan amarillentas y, en casos más agudos, llegan a necrosarse entre los nervios de la hoja.

El hierro es fácil que sea deficitario en suelos calcáreos, no porque no haya hierro en el suelo, sino porque en condiciones de pH elevado (alcalino) el hierro no es asimilable por las raíces.

Para solucionar el problema, en teoría bastaría con bajar el pH, pero eso siempre supone un problema ya que bajar mucho el pH de golpe puede suponer un golpe muy duro para nuestras plantas y, además, requiere grandes cantidades de productos. Es preferible bajarlo poco a poco y luego mantener el pH haciendo aplicaciones periódicas. Para ello usaremos correctores de pH y abundante materia orgánica.

En la práctica es mucho más usual, por la facilidad que supone, usar quelato, una forma de aplicar hierro al suelo que es muy fácil de asimilar por las raíces. No obstante no es una solución definitiva y, con alta probabilidad, habrá que hacer aplicaciones habituales todos los años. Su efecto sólo dura unos meses. Aplicarlo cuando empiece la época de calor y sequedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *