Deficiencia de manganeso en las plantas

DÉFICIT DE MANGANESO EN LAS PLANTAS

El manganeso contribuye en el funcionamiento de varias funciones de la planta, como la fotosíntesis, la respiración y la absorción de nitrógeno. También interviene en la germinación del polen, el crecimiento del tubo polínico, el alargamiento celular en la raíz y la resistencia a patógenos de la misma.

Si a la planta le falta manganeso se puede ver en sus hojas ya que les produce clorosis intervenal, van amarilleando sus hojas jóvenes, también pueden llegar a aparecer manchas bronceadas hundidas. La falta de manganeso podría confundirse con la falta de hierro. La deficiencia de manganeso puede surgir cuando el PH del sustrato es superior a 6.5, pues dicho elemento es fijado y pierde disponibilidad para su absorción. La deficiencia también puede ser causada por bajos índices de aplicación de fertilizantes, por la aplicación de fertilizantes con bajo contenido en este nutriente, por la lixiviación excesiva o por demasiado quelato de hierro.

Se puede producir una toxicidad por exceso de manganeso. Veríamos quemaduras en las puntas y hojas más viejas, y podríamos ver también manchas de color rojizo o castaño. Si la toxicidad es muy severa podrían aumentar el tamaño y el número de las manchas. Con niveles de PH por debajo de 5.5, el manganeso se vuelve altamente soluble, y es posible que las plantas muestren síntomas de toxicidad.

En este caso debemos prestar especial atención ya que los problemas de deficiencia o toxicidad del manganeso se pueden confundir con las del hierro. Respecto de ambos minerales la deficiencia se manifiesta como clorosis intervenal de las hojas jóvenes. La diferencia principal consiste en que, en el caso del manganeso, aparecen áreas bronceadas entre las venas, y en las del hierro se vuelven casi blancas. En cuanto a la toxicidad, sus síntomas son idénticos tanto en el hierro como en el manganeso, por lo que es muy difícil distinguirlos.

Foto sacada de botanicautil.com

Yolanda Carchenilla Cebrián y Marta Rodríguez Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *